No importa cuantos años cumplas, siempre serás la niña que salvará al mundo dentro de la pantalla con la pureza de su corazón, a la vez que conquistará al mundo fuera de ella con una serie que, al igual que tú, es como si no le pasara el tiempo. Sí, es verdad que al escuchar hoy en día muchos de tus diálogos, o los de tus amigas, nos parecen un poco fuera de onda, pero, aunque hayan pasado las décadas, no has dejado de mostrarle al mundo cómo la fuerza de lo femenino puede cambiar el mundo.


Mientras que a tu alrededor todos te admiramos y has inspirado a todo tipo de artistas a hacer una enorme cantidad de obras en tu honor como canciones, coreografías, pinturas, ilustraciones, entre muchas otras, lo que lograste con tu característico poder de la luna ha marcado la historia de los medios de comunicación para siempre, pues gracias a tu inspiración se abrieron las puertas a que se consolidara un género en el que nosotras, las mujeres, somos las protagonistas junto con la fe y la ilusión por la magia.


Y es que eso es lo más importante que has logrado y lo que en un día como hoy debemos celebrar: has permitido que espectadores a lo largo del mundo y a través del tiempo vean la capacidad de lo femenino para la resolución de problemas y para lograr un mundo mejor. Con ello, sin que siquiera puedas darte cuenta, logras que la política de los afectos tenga una posición en la pantalla que, entre tantos héroes que resuelven todo a punta de puños, patadas y sometimiento, demuestra que la posibilidad de vencer al mal desde el adentro, es decir, desde el cambio profundo en la mentalidad y los corazones para, en lugar de destruir, construir otra posibilidad de existencia.


Pero no lo olvides, nada de esto sería posible sin la Pequeña Dama, así que es un feliz día para ella también.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.